Destacados 3 Brew Pub de sangre cervecera

3 Brew Pub de sangre cervecera

El camino de la cerveza artesanal pareciera ser un camino de ida. Mucha gente que comenzó a dedicarse de la noche a la mañana a una especie de adicción en elaborar cerveza terminó en varios casos desembocando en una profesión, encontrando un modo de vida y algo más que en un simple hobby. El grupo de los Brew Pub (bares con propia elaboración de cerveza en el mismo local) cuenta con la gracia particular de ser construidos por personas con mucha pasión, con una dedicación especial por el trato en la producción como en el funcionamiento del bar, de allí el valor diferencial que se nota entre consumidores que eligen estas propuestas que surgen de la mano de jóvenes creativos y amantes de la cerveza.

Ya no quedan tantos Brew Pub en Buenos Aires. Algunos microproductores decidieron el camino de la expansión de marca, ampliar la fábrica y elaborar en otra escala de volumen. Sin embargo hay 3 bares con el común denominador de mantener esa identidad que los motivó a nacer para reflejar su verdadera pasión y demostrarla día a día en sus propios locales. A continuación te contamos sobre Federal, Charlone y Pardo, 3 Brew Pubs de sangre cervecera.

 

Federal Cervecería Independiente: Dante Piamonte (cocinero), Máximo Bredeston (Ingeniero en Alimentos) y Santiago Aguirre (Ingeniero Industrial) se conectaron de jóvenes  por medio de amigos y el rugby. Tiempo más tarde el trío coincidió laboralmente en la cadena Sushi Pop, donde los vínculos de amistad se aferraron para gestar el comienzo de algo en conjunto. La buena química entre los 3 llevó al planteo de armar algo relacionado con la gastronomía, núcleo duro que llevan en la sangre. Maxi tiró la propuesta de hacer cerveza, Dante y Santiago se sumaron a la idea rápidamente y es así como todo comenzó, participando en talleres para aprender a elaborar cerveza, comprando pequeños equipos y haciendo pequeñas cocciones. Mantener sus trabajos les permitió un poco de espalda económica para invertir en la instrucción y en la compra de herramientas para armarse.” Cuando hacés birra todos tus amigos quieren probarla” comenta Santiago, remarcando que recién el momento indicado para acudir al testeo fue cuando sintieron que la producción era aceptable.

Así surgió el ciclo entre los 3 donde una vez al mes se juntaban en una terraza de Núñez para dar a degustar sus cervezas, cocinar hamburguesas a la parrilla y pasar un buen momento entre amigos. Con noches entre 30 a 60 personas, pasar la gorra de manera colaborativa fue un acto de aprobación y de incentivo para continuar con un plan que se gestó casi inesperadamente. La fruta maduró solita y de tal manera les llegó la hora de la verdad. A principios de 2014 comenzaron a buscar local para montar el bar y la cervecería. El corredor norte de la Capital era la zona en cuestión y el estilo de casona con terraza incluida requisitos que no podían faltar. Por septiembre consiguieron la casa de sus sueños, se pusieron a remodelar la obra con sus manos y en noviembre abrieron cautelosamente muy pocos días por miedo al vacío. El proceso a cuentagotas dio resultado con el apoyo de los amigos, la cerveza ya entraba en una categoría más que aceptable y de a poco largaron sus otros trabajos para dedicarse de lleno al bar. Santiago expone que la fábrica no es un argumento de venta, es algo que sienten como propio y que la única forma viable era bar + fábrica. “En los comienzos la birra era fulera, como todos. Ahí comprendimos la importancia de respetar el proceso, manipular ingredientes, materias primas y equipos, qué va bien y qué no, defectos, problemas de elaboración, equilibrio y mucho más. Hasta el día de hoy continuamos aprendiendo para mejorar el producto” redondea uno de los creadores de Federal.

Actualmente en el brew elaboran 4 estilos: Kölsch, Scottish, Honey e IPA Cacao (una especie de American IPA con el agregado del tostado), alrededor de 7mil litros/mes que se quedan en el bar en gran proporción y también se reparten en otros bares externos. Federal además recibe canillas invitadas de productores amigos y alineados a esta filosofía cervecera, teniendo en línea a marcas como Minga, Beata, Moevius, Filidoro y la figurita difícil Juguetes Perdidos. Federal es un gran ejemplo de Brew Pub con una fuerte identidad que se mantiene vigente durante todo este tiempo, dándole prioridad a la elaboración de cerveza, convocando a las charlas cerveceras que ofrecen a la gente del barrio y amateurs que deseen conocer un poco acerca del proceso de cocción. Además, aplican el combo de comida alineado a la tradición argenta ofreciendo hamburguesas de Roast Beef en pan casero, pizzas, empanadas y algo a futuro a la parrilla, todos indicadores que vieron nacer a este gran lugar ya posicionado en gran calidad. República de Eslovenia 1831, Las Cañitas. Lunes a jueves de 18-00:30hs; viernes de 18-1:30hs; sábado de 12:30hs-1:30hs y domingo de 12:30hs a 00:30hs.

 

Cervecería Charlone: el caso de esta cervecería está vinculado de alguna manera con el anterior ejemplo. Sebastián Vago se inició como cervecero en 2012 mientras finalizaba la carrera de Ingeniero Químico. El haber trabajado con su padre comercializando madera de manera independiente lo conectó con el mundo laboral autónomo, con la doctrina que todo emprendedor debe llevar encima. Por ese entonces, Sebastián dejó de trabajar con su padre y sin saber a dónde apuntaba sugirió a sus 3 amigos de la secundaria y compañeros de vivienda en un PH la idea de elaborar cerveza. En 1ra instancia surgió un proyecto colectivo en un centro cultural donde Sebastián aportaba su propia birra casera. Luego de 1 año comenzó la producción para comercializar a otros puntos, lo cual implicó ampliación y un plan de negocios. Cuando el centro cultural terminó su ciclo, Sebastián se juntó con su amigo y cocinero Manuel Annecca, quien dejó años de trabajo ligados al Ministerio de Justicia para embarcarse en esta aventura llamada Charlone, nombre de la actual cervecería y calle donde vivían estos emprendedores en aquel mencionado PH. De tal forma surgió el proyecto, Sebastián elaborando y Manuel a cargo de la parte gastronómica.

La locación debía mantener cierto criterio, un espíritu de casa antigua o PH  con pequeño patio y salones sectorizados. La búsqueda era dentro de los barrios de Chacarita y Colegiales, zona que vio nacer el propósito de Charlone y que gracias a la ubicación alcanzada de este Brew Pub  en la calle Freire, a metros de la avenida Federico Lacroze, mantiene intacta como identidad barrial. El bar abrió por octubre pasado y desde aquel momento Sebastián se encuentra sorprendido por el contacto con la gente del barrio, por la devolución afectiva y por quienes preguntan por la fábrica y desean aprender. Este brewmaster de gran conocimiento estudió en el Centro de Cata de Cervezas, más el soporte de libros y el valor de experimentar con la prueba-error generó un meticuloso artista de la cerveza. “Lo que más me gusta y entusiasma es saber que hago un producto donde hay un camino por aprender, un contexto con mucho conocimiento y mucho más por explorar. El camino del proceso de aprendizaje es muy lindo, es algo que disfruto mucho” comenta el autor del proyecto.

En Charlone comenzaron con 6 canillas en total, aunque solamente 2 son de producción de la casa. “Cada estilo tiene una tradición, por eso de movida le doy el respeto que merecen para conocer bien sus elementos, materias primas y tiempos. Elegí arrancar con pocos estilos bien trabajados, de ahí el gancho con la camaradería de colegas invitando otras marcas para que aporten sus cervezas”, fundamenta Sebastián, además de señalar que Charlone se abrió como un espacio de difusión de la cerveza artesanal en donde se brindan charlas, encuentros cerveceros para una cocción abierta, se muestra la fábrica y se comparten conocimientos. Los 2 estilos seleccionados para elaborar son clásicos de la birra, una demostración total de sus conocimientos. Su APA (American Pale Ale) es una de las mejores del mercado, y en esta reversión americana de la Bitter juega con el manipuleo de lúpulos para el aporte sensorial. En cambio, su 2do estilo elegido es la Bitter, una cerveza de corte inglés que pone en desafío a cualquiera por equilibrar entre maltas y levaduras, caramelos y tostados.

Los jóvenes Charlone no tienen ningún apuro y no les entusiasma el acelerar el tiempo ni el proceso. Los 1600 litros mensuales serán duplicados en cuanto el tiempo y el espacio lo indiquen, todo a su debido momento. “Hoy llevo adelante el emprendimiento de un pequeño local con fábrica, con perspectiva de crecimiento y debemos disfrutarlo. No me tienta ahora apuntar a mudar la fábrica para producir a otra escala, tampoco me dejo llevar por este boom que es bastante irreal, apuntamos a generar una identidad de la marca”, redondea Sebastián remarcando sobre el mercado cervecero con ciertos baches de un lado y con grandes creaciones del otro. En este Brew se están planeando las visitas a la fábrica, se ejercen a rajatabla capacitaciones al personal en lo sensorial, en el proceso, en los estilos y además hay cocciones colaborativas. “Hay que cuidar estos valores dentro del circuito cervecero, en la medida que esto crezca van a ir apareciendo nuevos jugadores de otros rubros que van aportar lo suyo. Que crezca este movimiento cervecero implica a un gran segmento de la sociedad, involucra al productor, al campo, a empresarios, emprendedores y a clientes” argumenta el creador de un exitoso y contemporáneo Brew Pub con mucho potencial. Freire 745, Colegiales. Lunes a sábado de 18hs al cierre.  

 

Pardo Home Brew Beer: para la familia Pardo la realidad en los inicios fue otra. Un viaje a San Martín de los Andes dejó fascinado a los 3 hermanos, quienes jamás olvidarán el paisaje montañoso, el aire puro de Cordillera y una cerveza ahumada que los inspiró a cambiar el futuro. Juan Manuel (38) era cocinero de arte casero y su día a día era junto a su hermano menor José María (29) en una fábrica de cortes de madera, mientras que Luis (35) trabajaba en una oficina para una empresa de logística. El regreso de esas vacaciones fue un salvataje, ya que al poco tiempo decidieron dejar sus respectivos trabajos para dedicarse a elaborar cerveza, algo que más adelante amarían con “hervor”. Las 1ras cocciones fueron a base de una Pale Ale la cual Luis recuerda como verdaderamente “un asco”. “La instrucción en cursos, la dedicación por muchas horas en internet buscando info y las visitas a todas las cervecerías que se podían fueron nuestra base en los comienzos. Unos aportaron la teoría, y los colegas nos acompañaron con su experiencia acercando consejos tanto en el armado de equipos como a la hora de compartir recetas” comenta el hermano del medio. La religiosa práctica cervecera de la prueba-error condujo a mejorar esa birra que todo productor desea para poder lanzar al mercado. De esta forma, Juan Manuel como propulsor de la idea junto a sus 2 hermanos comenzaron la búsqueda de la locación, lugar que lograron dar luego de 6 meses de cacería.

En el barrio de Coghlan montaron con sus propias manos la pequeña fábrica y el bar. “El local nos cerraba por todos lados, en tamaño, infraestructura, en el modelo de casa antigua medio caída y sobre todo porque el anterior comercio un supermercado chino dejó mucho material tirado” comenta Luis, señalando de manera importante que el bar responde a la idea de sustentabilidad y reciclaje de materiales, filosofía la cual los Pardo adhieren desde hace rato. Estuvieron varios meses en obra los cuales no fueron suficientes para abrir como ellos querían y los recursos se achicaban. De hecho, el bar se abrió y los ajustes de obra continuaron por 2 meses más. A 6 meses de haber inaugurado, los Pardo sienten el orgullo de lograr un bar como ellos soñaron, como a ellos les gusta. Este Brew Pub cuenta elementos reciclados como listones de madera convertidos en mesas, sillones encontrados en la calle restaurados, una bañera convertida en asiento, tachos de aceite puesto en modo de mesas, un tambor de lavarropa y cacerolas utilizados como veladores, entre otras cosas. “Armamos un lugar simple, un bar al cual nosotros nos gustaría ir como consumidores”, redondea Luis.

Dentro de la gama cervecera en Pardo buscan hacer birras muy lupuladas, teniendo de referentes la línea de Juguetes Perdidos, Sir Hopper y Cheverry. De las 10 canillas que presenta el bar 4 son Pardo y el resto son microcervecerías invitadas como Gante, 920 y Exodo. En la propia producción se destacan los perfiles Golden, Red Irish, Pale Ale y pequeñas partidas de IPA’s, estilo al cual le tienen el debido respeto para sacarla bien. Actualmente trabajan mucho con el “single hopping”, una modalidad de aromatizar la cerveza con un solo estilo de lúpulo lo cual requiere el buen conocimiento en las materias primas. “Queremos seguir mejorando el lugar y las cervezas en algunas notas. Nos encanta habernos convertido en gastro, es agotador pero realmente nos gusta el desafío de hacer cerveza y al mismo tiempo tener un bar”, comenta Luis. Por suerte los hermanos se reparten las tareas y muy bien que las hacen. Los objetivos para este brew es agrandar la cocina de birra duplicando su actual producción de 1600 litros por mes, abrir el patio del fondo, mantener la identidad familiar como ambiente agradable con cocina casera y seguir con esta fórmula que en tan poco tiempo dio excelentes resultados. Avenida Congreso 3330, Coghlan. Miércoles a sábado de 19hs al cierre.

 

L.Kronen

CONTACTO Y RESERVAS ESPECIALES

NEWSLETTER

Otros Destacados

Free WordPress Themes, Free Android Games