Gente Interesante Napoles: un anticuario con sabor tano

Napoles: un anticuario con sabor tano

Buenos Aires tiene la particularidad de contar con gente con astucia, de sangre emprendedora, de viveza para crear, adaptar y llevar adelante proyectos inauditos. Hace unos pocos días abrió Napoles, una suerte de extensión gastronómica del anticuario boutique que se encuentra en la avenida Caseros a solo metros del Parque Lezama. Gabriel Del Campo es el creador de esta gran idea, la cual comenzó hace muchos años atrás convirtiendo 4 casas antiguas frente a Plaza Dorrego en anticuarios. El coleccionista se fue agrandando y así surgió la iniciativa de tener uno de los depósitos destinado a los autos antiguos, taller mecánico y una pequeña barra para juntarse con amigos.

De San Telmo siempre llamó la atención su arquitectura, embellecida y admirada gracias a las aperturas de comercios gastros que atrajeron tráfico peatonal y a consumir un poco más en la zona. Así es como Caseros fue mutando y Gabriel animándose a mostrar sus autos, una colección fantástica de 70 unidades de clásicos y más de 50 motos. Cada objeto de la colección tiene su historia y su valor intrínseco, mientras que la personificación relatada por Gabriel aporta una cuota de plusvalía sentimental. De esta forma, comer y beber en un contexto rodeado de objetos como la Torre Eiffel, estatuillas de buen tamaño, un barco a escala bastante llamativo en medio del salón, percheros con ropa vintage, bauleras de antaño, entre cientos de objetos más resulta una experiencia bastante placentera.

 “En los 90’s hice un concepto en Londres con este nombre basado en una barra de aperitivos y amaros. Algo sencillo, algo como en los años 50/60’s en Napoles, donde se juntaba el millonario que tomaba un trago sofisticado y se mezclaba con la gente del pueblo. Eso mismo quise repetir acá, lejos de lo cool o la belleza cotidiana, algo que motive a venir en familia, pareja o amigos” comenta Gabriel, poniendo en foco a un lugar sin pretensiones ostentosas y con el objetivo de sorprender al comensal con un ambiente distinto.

Los 7 meses de obra sirvieron  exclusivamente para sacar el revoque de las paredes en unos 30 camiones volcadores y así dejar expuesto el ladrillo a la vista. Los casi 2000m2 del edificio histórico que pertenecieron a las cocheras de carruaje de Eduardo Anchorena ahora es una especie de museo anticuario con el agregado de un pintoresco bar-restaurant.

Asesorando al proyecto en barra en esta etapa inicial se encuentra Sebastián Atienza (ex Milion, Florería Atlántico y actual Gruppo Campari), un bartender con mucha creatividad y empuje a la hora de ponerse la camiseta de un lugar para generar ideas. Los conceptos de Napoles son claros, un anticuario que invita a revivir el pasado, mientras que en barra se juega con el gancho de saborear tragos de la época de la mafia italiana. Con ese plan, la carta está segmentada según escalafones y grados de autoridad de la camorra: por ejemplo la sección de “Capo Famiglia” son 3 reversiones de Negroni, el “Sottocapi” son 2 tragos de línea Martini, los “Consiglieri” son una suerte de Spritz, los “Caporemigi” responden a los Juleps, los “Soldati” indican tónicos y por último los “Associati” a una línea de coctelería americana de toques actuales.

“La Hora de la Camorra” va de martes a sábado de 16 a 19hs y deja en claro su happy hour ítalo-argento que invita a la reunión entre amigos y beber tragos a precios muy accesibles. Entre las opciones Campari Orange 2x$90, Negroni 2x$100, Aperol Spritz 2x$80, Sangría y Clericó a $120 y cerveza Imperial Lager 2x$60. Si buscás incursionar en sabores nuevos te sugerimos el Foglia de Vita (Tanqueray gin, moscato y agua de parras, $100) cocktail seco, presentado en copa coupé con un garnish especial de alcaparra para comer y beber al mismo tiempo. Si tu paladar es más suave y adaptable a lo efervescente, te indicamos el Red Mule como una buena opción para refrescarte (Campari, Amaro, ginger beer de naranja y tomillo, $100). En cambio si vas por coktails tradicionales con reversiones el Bloody Margherita (Apóstoles gin, Campari de peperoncino, salsa de tomate casera, albahaca y orégano, $120) o el Sporco que viene de la familia Negroni (Mare gin, Campari, Cinzano Rosso 1757 de albahaca, alcaparras, $140) son muy buenas opciones dentro de los 19 cocktails de la carta.

Para acompañar la ocasión y tener la panza llena hay 6 alternativas de antipasti ($180-$210), ensaladas en 3 versiones ($210 y $280), Pesca del día con puré de papas ($210), Costilla de cerdo braseadas con salsa ahumada de tomate ($280), 5 estilos de pastas secas elaboradas en la cocina del mismo Napoles ($190-$230) y 7 versiones de pizzas amasadas a la vista del salón ($210-$260), un menú bien nutrido de opciones para todos los gustos.

Si estás buscando algo diferente en ambientación, sabores y con buen servicio, este lugar cumple con esos requisitos y muchos más. Napoles llena de emociones y sentimientos con el anticuario y propone un viaje diferente de sabores conectados una experiencia placentera.

 

Napoles:  av. Caseros 449, San Telmo. Horario: martes a sábado de 9am-00hs, domingo de 10am-17hs.

 

L.Kronen

CONTACTO Y RESERVAS ESPECIALES

NEWSLETTER

Más Gente Interesante

Free WordPress Themes, Free Android Games