Gente Interesante Patricio Pereyra: «Volviendo a las bases»

Patricio Pereyra: «Volviendo a las bases»

Con casi dos décadas prestando servicio detrás de las barras, este caballero con inagotable energía para comenzar nuevos proyectos realza el estandarte del clasicismo para enfrentar otro desafío. En su aniversario #41, este apasionado de la música, los deportes y actividades con alta adrenalina, las motos, la noche, la coctelería, los bares y la capoeira, nos cuenta su historia de vida, tan dramática como atrapante e inspiradora para quienes persiguen sueños. Dueño de una paciencia admirable y anécdotas de todo tipo, Patricio Pereyra, al mando de la barra de Rey de Copas sutura las heridas del pasado y vive como nunca un presente con buen sabor.

 

ADB: Estuviste al borde de abandonar la coctelería por un accidente, qué te pasó?

P.P.: En un entrenamiento especial de capoeira me fracturé mi brazo hábil (el izquierdo). Estuve varios meses parado, sin trabajar. Estuve con la mano muerta literalmente, sin sensibilidad, ni fuerza ni nada. En la intervención por la fractura me tocaron un nervio y tuve que rehabilitarme a lo largo de un año.

ADB: ¿En qué etapa estabas de tu carrera?

P.P.: Como en la mitad y en un gran momento. Por ese entonces volví de Brasil, me puse un bar en Montegrande llamado Barcelona en donde ofrecíamos coctelería de calidad y shows en vivo de rap, algo inaudito en la zona y con grandes recuerdos.

ADB: Pero tu historia no comienza ahí, cómo empezaste en la noche?

P.P.: Soy Técnico Electromecánico. Nací en BA, viví de chico hasta mis 10 años en General Roca (Río Negro) y volví con mi familia a Capital. Estudié acá, me recibí y tuve muchos laburos de noche arreglando máquinas. Me gustaba la noche. Así me lancé a probar por la barra. Estudié coctelería, pasé por varias barras, trabajé en El Club del Vinilo, Museum, alquilé mi propia barra en un boliche de música pesada… estuve por todos lados.

ADB: ¿Siempre en BA trabajaste?

P.P.: No. Con un sueño frustrado de viajar a México me fui a probar suerte a Bariloche y ahí me quedé laburando por 8 años, sin contar el 1er día que me robaron todo lo que tenía en la casa donde iba a quedarme. Eso me dio más fuerza para seguir. Inauguré barras, armé cartas, trabajé en el hotel Llao Llao, fundé con Juan Rotman la escuela de coctelería “Bartender Group”, formamos muchísimos profesionales (Martín Tumino uno de ellos) y no paré un segundo. Luego alterné en Praia do Rosas por 2 años, donde hice temporada en una posada concesionando su barra. Hacía 6 meses Praia, 6 meses Bariloche, hasta que volví a BA y armé Barcelona.

ADB: ¿Después del episodio de la mano qué hiciste?

P.P.: Vendí mi parte del bar y me puse el objetivo de recuperarme. Estuve un año casi parado. Laburé para la cadena Winery como vendedor y en 2012 volví al ruedo de las barras cuando empezó a mejorar mi mano. En 2013 fui a trabajar a Lupita y con el tiempo fui jefe de barra de todos sus locales. Fue un gran proyecto. Inauguramos varias sucursales, armé una dupla genial con Mauro Aliendro y un gran equipo detrás.

ADB: ¿Y qué pasó?

P.P.: Me cansé de esa función administrativa, terminé ese ciclo y me fui a buscar el vértigo de nuevo en las barras, atendiendo gente, creando tragos. Eso es lo que me gusta. Trabajé un tiempo en Clo Clo y luego me convocó Pignatta a formar dupla en Bizarro.

ADB: ¿Cómo tomaste el cierre de Mundo Bizarro?

P.P.: Me golpeó mal. Trabajamos duro un año a la par con Pablo (Pignatta). Era mi bar favorito, fue un sueño cumplido, hermoso.

ADB: ¿Cuál es tu actualidad?

P.P.: Hace poco entré a cargo de la barra en Rey de Copas, un lugar precioso donde estoy muy a gusto. Tengo libertad para crear, donde veo a los dueños presentes, donde me encanta la estética del lugar.

ADB: ¿Qué propuesta estás desarrollando en Rey de Copas?

P.P.: Volvimos a ciertas bases de la coctelería clásica. Principalmente la carta presenta 8 tragos de autor y 11 clásicos. Buscamos la optimización desde varios puntos, como de mejorar la comunicación con ingredientes sencillos y legibles para el consumidor. Basamos la coctelería en elementos vivos como las frutas, las verduras, prensados en el momento. También hacemos nuestras propias sales mexicanas, ananás tostados y redujimos el desperdicio de cáscaras y de utilización de frutas, haciendo una idea más sustentable y optimizando los costos de la carta, algo muy importante para nosotros.

ADB: ¿Qué tipo de carta se encuentra ahora?

P.P.: Variada y de excelente calidad. Hay tragos para todos los gustos, abierto a las alternativas disponibles según la gama de espirituosas solicitadas por el cliente. A los clásicos le dimos una pizca de creatividad, por ejemplo el Smooked Bloody Mary es a base de mezcal y con un picor diferente por las sales aplicadas, el Mojito From Hell Islands con ron macerado en hibiscus, el Julep 70 lleva Cynar 70 y un mix especial de la casa, el Mai Tai ron Botrán 15 años y más. Para los de autor hay 11 versiones geniales e imperdibles.

ADB: Siempre se te ve activo en la barra y con gente, cuál es el plan ahora?

P.P.: Actitud, ganas, creatividad, pasión y estar con un buen equipo de personas. Tenemos sorpresas y muchas. Se vienen martes interactivos en Rey de Copas con presentaciones/lanzamientos de bebidas, bartenders invitados (el martes 5/9 se presenta Martín Tumino en una noche especial de Tiki Take Over), se viene el aniversario del bar para fin de mes y varias ideas más para la terraza. Tenemos un gran desafío por delante y una oportunidad para destacar a este espacio que te transporta en el tiempo y el espacio.

 

L.Kronen

CONTACTO Y RESERVAS ESPECIALES

NEWSLETTER

Más Gente Interesante

Free WordPress Themes, Free Android Games