Destacados Puerta del Inca: historia del buen gusto

Puerta del Inca: historia del buen gusto

Al igual que en los cuentos de hadas, las historias y mitos que envuelven las leyendas coloniales de nuestra oculta ciudad también finalizan con ternura. ¿Cómo no enamorarse de semejante lugar? Puerta del Inca logró captar por completo la atención de mucha gente y ante el prisma del buen gusto, tu visita rápidamente debe ser agenda para conocerlo.

Este maravilloso lugar se encuentra sobre el antiguo Pasaje Belgrano, frontera de los barrios Monserrat y San Telmo, aunque muchas personas utilizan más la 2da opción para facilitar la ubicación. Como datos de color, este edificio se encontraba antiguamente a 2 cuadras del río y pasó por varios propietarios hasta que en 1891 se construye e instala la Casa Lepage, iniciadores de la industria del cine nacional. Contemporáneamente, en 2004, el edificio es adquirido por la familia Cassará y allí comienza la restauración bajo la arquitecta Ana María Carrio. Las excavaciones realizadas sobre el lugar para las reformas se convirtieron en un gran tesoro, encontrando importantes hallazgos arqueológicos en objetos que datan del Siglo XVII, XVIII y XIX. De ahí, el replanteo sobre el proyecto y la demora del mismo.

A comienzos de 2017, Puerta del Inca efectiviza su apertura como ala gastro de lo que será Cassa Lepage Art Hotel (próximo a su apertura estimada a fin de año). Este elegante restaurant envuelve la magia del Pasaje colonial, edificio restaurado por completo que mantiene un espíritu fresco e innovador, compartiendo el espacio con el hotel boutique (de 23 habitaciones) y su galería de arte. Sin lugar a dudas, una de las perlas del año y una nueva-antigua maravilla arquitectónica para apreciar.

Puerta del Inca está comandado por Alfredo Sansone, un gastro de credenciales interesantes con desarrollos comerciales y operativos en Wendy’s, La Parolaccia, Il Gatto Trattoria, Sushi Club, Ceviche y Rosa Náutica, además de contar con experiencia desde joven cuando asistía al café bar de su padre de Boedo cubriendo múltiples funciones. La última etapa de Alfredo fue con la cocina peruana, de allí su amorío por los sabores de la tierra incaica, delegando la brigada de cocina de este nuevo proyecto en el chef peruano Luis Martínez Hizo.

 

Puerta del Inca se comporta principalmente como un restaurant. Orientado en la cocina peruana de mar, se desapega de la categoría nikkei y francés, abriendo sus recetas a un estilo gourmet, respetando la cocina tradicional peruana y adaptándola al paladar argentino, controlando el picor a nuestro nivel acostumbrado. El lugar no solo propone conceptos de mar y tierra, también brinda una excelente gama de pastas caseras, rellenas y secas, todas elaboradas en la misma cocina del restó. Entre los principales platos, se destacan algunos clásicos como el Ceviche en 5 versiones de entradas frías ($275-$320), Tiraditos ($275-$290) o Carpaccio de pulpo/salmón ($290-$350). Pulpo a las brasas, Chicharón de calamar o Langostinos en camisa, entre las opciones de entradas calientes. Si tus gustos van por la carne, el menú ofrece 4 variantes de Lomos del cual sugerimos A las 3 Pimientas ($330) y el Salteado al Pisco ($310). En línea de mar, imperdible Parrilla de Mariscos para compartir (pulpo, cola de langostinos, calamar, filet de lenguado, y verduras $550) o la Parrilla de Mar y Tierra (ídem anterior con agregado de salmón rosado, mejillones y mix de hongos $850).

Con capacidad para 75 cubiertos en salón, 16 en la cava VIP (ideal para eventos) y otros 20 en la galería semi cubierta, el lugar brinda servicio desde el mediodía con almuerzos ejecutivos de 3 pasos apuntado a brindar gran calidad (entrada del día, plato principal en 10 alternativas, postre y copa de vino, $280). De 16 a 20hs propone su ambiente como after office, adoptando un clima más social y de bar, retomando por la noche a luces bajas, velas y ese aroma de armonía para el ambiente de restó.

La carta de barra fue impulsada por Ramiro Ferreri y actualmente ejecutada por Gastón “Tonga” Rodríguez, en donde conviven clásicos tradicionales de la coctelería y algunas versiones de autor denominadas Inca del I al XII ($120-$140), con base en Pisco, Sake, Tequila y Whiskies. Si sos amante de las barras, su amplia de mármol entre columnas y sus cómodos butacones altos te esperan para degustar buenos tragos. El salón, un tanto antiguo y otro moderno, juega con sus elegantes puertas, ventanales que permiten gran luminosidad y su mobiliario descontracturado seduce con mesas de madera/vidrio/mármol, sin manteles y con una alargada imperial en el centro para compartir momentos con desconocidos de buen paladar.

Sin dudas esta zona apunta a un crecimiento con mucho potencial (varios proyectos gastros están en obra) y Puerta del Inca tendrá sus buenos motivos para acreditarse este mérito. Recomendamos este lugar como salida gastro-cultural, en donde podrás saborear sus delicias, visitar la galería con expo de arte (miércoles a viernes de 12-19hs entrada libre y gratuita, y viernes de 19-2030hs con visita guiada de la arqueóloga y menú especial de $450). Además, un gran lugar que dispone de cava VIP para eventos pequeños, un salón para 200 personas en formato auditorio y una terraza que abrirá en octubre con vista a las cúpulas de la zona e ideal para los afters de primavera.

 

Puerta del Inca: Bolívar 373, Monserrat. Horarios: lunes a viernes de 12hs al cierre, sábado de 20hs al cierre. Tips: cuenta con estacionamiento ilimitado ($100) en el garaje del Palacio Raggio (a metros del restó).

 

L.Kronen

CONTACTO Y RESERVAS ESPECIALES

NEWSLETTER

Otros Destacados

Free WordPress Themes, Free Android Games